© 2017-2018 AEPCCE

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle
Please reload

Entradas recientes

La Fuerza Aerea EEUU advierte que tormenta solar extrema podria causar centenar de accidentes nucleares simultaneos y apagar 18 meses el pais.

December 6, 2018

1/10
Please reload

Entradas destacadas

"Alone", o de una vez por todas por qué una "mochila de supervivencia" no es ningún "plan" ante un black swan

 

"Dios mío, esto es un infierno...",  John Rambo...

 

Primero fue la "mochila 72 horas" (3 días)... que como el propio nombre indica es un elemento de autoprotección diseñado para una pequeña crisis local, no para un escenario "black swan" o "cisne negro" (de semanas o meses de duración tras su desencadenamiento).

 

Una vez contestado (y creemos que ya hoy defendido por nadie con dos dedos de frente), vino una "reformulación": la "versión bushcraft".

 

La mochila para hacer frente al "black swan" no era ya, entonces, la de "72 horas" con dos paquetes de galletas, una radio, una linterna y unas pilas (demencial), sino otra mochila distinta, una equipada con selectas herramientas de alto valor (y se entiende que la habilidad práctica adquirida para manejarlas...mediante algo más que ver muchos "you tubes"...).

 

Y, al menos, con esa reformulación, tal última evolución del "plan mochilero" tenía otro aire, era otra cosa... pues el bushcraft, o habilidades de la vida en el monte, es algo muy valioso y respetable en cualquier escenario. Pero ni por esas.

 

La "mochila de supervivencia" y "echarse al monte" tampoco puede ser un plan "black swan" por si mismo (no uno a largo plazo y por encima de los 90 días), no deja de ser un intento de rectificar, de matizar, un camino mal planteado desde su inicio y que, simplemente, nunca se debió tomar ya que el plan "mochila" aplicado a la protección civil era en su origen para otra cosa muy distinta (escenarios puramente locales, de intervención rápida desde el resto del país, nada más), y por eso es una vía que no tiene sanación posible ante un cisne negro.

 

Y así la "mochila de supervivencia" no deja de ser mero "sostenella y no enmendalla"... persistiendo en adentrarse en un grave error metodológico que nunca se debió emprender ante los "black swan".

 

Y la serie Alone ("solos"), del Canal Historia, con sus ya tres temporadas emitidas, y los 30 apasionados de la supervivencia y el bushcraft que han pasado ya por ella, nos lo acaba de ejemplificar de la forma más contundente y dura posible.

 

Considerado (y con razón) el reality de "supervivencia" más exigente creado nunca en televisión, el formato se basa en unas premisas muy sencillas:

 

a) la selección de una decena de survivalistas de entre los cientos de solicitantes a los que se les permite llevar todo lo que quepa, precisamente, "en una mochila". Herramientas de la más alta calidad por lo demás, que ellos pueden seleccionar (hasta 10) con entera libertad y expreso conocimiento de la inminente situación que van a enfrentar al unirse al programa.

 

No les sacan de sus casas de repente como quiera que estén, no. Es la proverbial "guerra avisada", saben que van a ir seguro, saben cuando van y saben a lo que van. ... y ni por esas.

 

b) Ubicarles por separado, "solos", en un escenario natural como la Patagonia, o alguna lejana reserva en Canadá, con clara presencia de recursos (agua potable, pesca, caza) - es decir no tienen que buscarse un tal lugar primero con sus propios medios, el programa se lo concede por defecto (y sinceramente los lugares escogidos son de alto valor, para nosotros los quisiésemos, automáticamente accesibles, "garantizados", en medio de un "black swan").

 

c) Facilitarles decenas de km disponibles a cada uno de ellos - es decir, sin tener que competir drásticamente además por los pocos recursos de ese territorio con otras docenas de otros evacuados intentando sustentarse desesperadamente también con los mismos recursos.

 

d) Su objetivo es conseguir sostenerse tan sólo a sí mismos, no sostenerse a sí mismos y a sostener, también, a otros miembros de su familia (no suirvivalistas) consigo...

 

Lo cual, en todo caso, es ya per se un claro handicap en otros términos ( psicológicos), y así, en cada edicición, un determinado porcentaje de los avezados survivalistas simplemente no puede con ello día tras día solos en el bosque y lejos de todos sus seres queridos, y ese acaba siendo ya por si mismo el motivo de su renuncia...pero ni por esas, ni tan siquiera con una única boca que alimentar, y a costa de esa grave vulnerabilidad en el largo plazo, consiguen obtener suficientes recursos para autosustentarse.

 

Por no haber no hay, de hecho, ni equipo de cámaras ni otros profesionales sino que ellos mismos llevan sencillos equipos para su autograbación. La experiencia es en total soledad.

 

Y nada más.

 

Con esas premisas el programa termina cuando de entre los 10 participantes de cada edición sólo quede uno capaz de seguir autosustentándose por si mismo con su mochila en ese entorno, ganando el premio de medio millón de dólares (de ahí, lógicamente, los cientos de voluntarios disponibles para elegir por parte del programa en un país como Estados Unidos con la más amplia comunidad prepper conocida, es decir: facilidades para una muy alta selección de lo mejor y más granado de la comunidad... no va cualquier aficionado).

 

Y como podéis ver, resulta más que significativa, por si misma, tal premisa de la que se parte en el propio diseño del programa: no se piensa que de 10 apasionados de la supervivencia (unos acaso con menos habilidades reales, pero otros sin duda alguna no) 4 o 5, ni 3, ni 2, vayan a ser capaces de autosustentarse meses y meses por su cuenta llevando al programa al mero plano documental... no.

 

Se parte de la base de que como individuos provenientes de una determinada sociedad y contexto no podemos, ya no, y menos así con la cacareada "mochila" como único "plan".

 

Se parte del planteamiento de "sobrevivir el mayor tiempo posible", de que no es una cuestión de si se podrá o no vivir de forma autosuficiente, sino sólo de cuando, o más exactamente de cuántos días habrá que esperar hasta que ninguno de ellos pueda más....Exáctamente 87 días en la última edición.

 

Y es que, en efecto, el único resultado de todo ello resulta ser, una y otra vez una fotografía secuenciada del día a día, de cómo se va produciendo una progresiva caida en la desnutrición y el desgaste físico de todos los participantes, sin excepción, hasta llegar a imágenes muy cercanas a las reconocibles en las imágenes de prisioneros supervivientes de campos de concentración.

 

Especialmente impactantes además en el antes y el después... en menos de 3 meses...

 

Ni uno sólo de ellos (insistimos 30 participantes ya, 10 por edición...) ha conseguido hasta ahora autosustentarse con su "plan-mochila".

 

Tan sólo han conseguido ir retrasando y ralentizando todo lo posible su propio deterioro físico para "aguantar" un poco más. Ni "vivir", ni "sobrevivir", sólo "ralentizar" el inexorable fin al que todos estaban abocados con su mochila. Una cuenta atrás de 90 días. en el mejor de los casos.

 

Es decir 0% de superviviencia en el largo plazo de entre 30 "mochileros" survivalistas... ni a los 90 días (3 meses) llegaron ninguno de los 30...

 

Y por eso ese pretendido "plan" - irse premeditadamente a morir a un sitio aisaldo, dejándonos trozo a trozo de nuestro propio cuerpo, y lentamente además - no puede ser en realidad algo digno de tal nombre, y no nos sacará del "black swan".

 

Esa es la realidad detrás del mito del "escapo a la montañas con mi mochila de supervivencia y vivo de la naturaleza"... quizá en alguna tribu perdida del planeta y que mantenga sus costumbres ancestrales eso siga siendo así, nosotros hace ya mucho tiempo que no estamos adaptados a ello salvo auténticas excepciones  incluso entre los propios survivalistas, acaso los mejores de entre los mejores de éstos útimos. Pero de momento ni uno sólo de ellos se ha visto, al parecer, en el programa, no estaba entre esos 30...

 

De hecho, en la última edición, la cuestión durante los últimos días de prueba no era ya cual de los dos últimos supervivientes iba a conseguir mejorar su situación y terminar de adaptarse mejor por sus medios, la cuestión era, únicamente, cual de sus cuerpos, el de uno u otra, terminaría de ceder antes al desgaste y la desnutrición que ambos estaban padeciendo a ojos vista, con una cada vez más preocupante pérdida de masa corporal y el equipo médico del programa atento cada día a su evolución... y con la subcampeona directamente llevada a un hospital dónde hubo de recibir cuidados durante semanas antes de recuperarse físicamente.

 

Y hasta el ganador mismo reconoció que cuando a continuación fueron a comunicarle su victoria el creyó que venian en realidad a comunicarle ya definitivamente su retirade del programa por razones médicas tras los varios avisos en ese sentido.

 

Suerte para ambos que era un concurso de la tv y se contaba con todos esos medios, y fueron a sacarlos. Imaginaos como hubiese acabado la historia de los dos curtidos finalistas  (de extraordinaria valía la capacidad de supervivencia de ambos al haber conseguido tal proeza), en medio de un "black swan"... Pero el problema no eran ellos ni sus grandes habilidades y fortaleza mental, demostradas, el problema era, de raíz, el "plan".

 

Porque no se puede evacuar con tan sólo una mochila en medio de la nada y salir adelante.

 

No hay plan de supervivencia en el largo plazo partiendo de tales premisas, no lo hay ni en un escenario "ideal": preseleccionado con abundantes recursos disponibles y sin ninguna competencia en km a la redonda por los mismos, ni con verdaderos apasionados de la supervivencia fuertemente mentalizados ante lo que se van a enfrentar, y seleccionados de entre un abultado casting de voluntarios survivalistas disponibles...

 

Y, de hecho, estaría por ver cuántos de esos extraordinarios 87 días del último ganador, o la última finalista, sería capaz de resistir la mayoría de nuestros "rambo-ninjas de foro" online que alientan a llevarse a la familia a la montaña...con un par de "buenas mochilas", y hasta a "evacuar a pie" con los niños, el gato, y la abuela (brutal)...

 

Por todo ello una "mochila" podrá suponer "un último cartucho" ante una fallo sobrevenido, un "plan b"... y uno a la desesperada además, para caso de que nos falle nuestro auténtico plan... para, aún así y a pesar de tal dramático fallo, intentar forzar la suerte y ver si podemos aguantar un poco más, lo suficiente para que alguien pueda llegar y rescatarnos... (en medio de un "black swan"...) y porque, en todo caso, no podemos resignarnos y quedarnos de brazos cruzados, eso por descontado.

 

Pero de ahí a colocarnos premeditadamente a nosotros mismos en una situación en que nuestro único recurso sea una mochila...rotundamente no, es una auténtica insensatez (y del todo innecesaria además).

 

Ya está bien de infantilismos y de "jugar a las supervivencias", que la autoprotección real ante un "black swan" tiene muy poco que ver con las "películas" y mucho con las matemáticas elementales aplicadas a número de personas, número de calorías, nutrición, logística de recursos...

 

Por eso ninguna mochila del mundo te podrá sacar de un "black swan", porque los tozudos números no te dan y el "plan" tendrá que ser, forzosamente, otro distinto, basado en otros elementos diferentes y en otros planteamientos más serios. Dentro de lo cual tu mochila podrá ser un "complemento adicional" y a las malas un "plan b" (y a la desesperada, tenlo presente), pero nunca el "plan a" en si.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos